Las empresas auditadas se recuperan antes de las crisis

Aumentaron sus ventas un 16% en la década siguiente a la crisis financiera, mientras que las no auditadas lo hicieron un 6,6%

Según un artículo publicado recientemente por el periódico Expansión, las empresas que auditan sus cuentas facturaron más, generaron más empleo y se recuperaron antes de la crisis de 2008, según un estudio publicado por el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE).

El informe La Auditoría de Cuentas en las empresas analiza la evolución de 90.000 empresas españolas desde 2008, cuando se inició la Gran Recesión, hasta 2018, y revela que un tercio de ellas (34,22%) fueron auditadas por empresas externas. Este grupo de firmas, de las que la mitad son sociedades anónimas y el resto limitadas, tuvieron unas ventas promedio en 2018 de 38,74 millones de euros, un 16,4% más que las registradas en 2008. Por otra parte, las empresas no auditadas (el 83% son sociedades limitadas) tuvieron unas ventas promedio de 2,15 millones de euros en 2018, un 6,6% más que en 2008, 9,8 puntos menos que las primeras.

Igualmente, las empresas que auditan sus cuentas necesitaron ocho años para recuperar el nivel de ingresos que tenían al inicio de la crisis en 2008, mientras que las empresas no auditadas necesitaron un año más para superar el importe del año 2008.

Someterse a una revisión por parte de aun auditor externo también mejoró la generación de empleo, según el estudio. La tasa anual promedio de incremento de los empleados durante la década analizada fue del 1,4% en las empresas auditadas y del 0,3% de las no auditadas. La conclusión es que las empresas que auditan sus cuentas habían incrementado su número de empleados promedio un 14,23% en el año 2018 respecto a 2008, casi 12 puntos más que las empresas no auditadas.

Poca auditoría en las pymes

De las 90.000 empresas que fueron analizadas por la agrupación de auditorías, el 80% son pequeñas y medianas empresas (pymes), según la definición de Bruselas: un volumen de negocio inferior a 50 millones de euros, un balance general inferior a 43 millones de euros y un total de empleados inferior a 250. De estas pymes, solo el 30% audita sus cuentas, según el estudio.

Según la normativa, las empresas con ingresos inferiores a 5,7 millones de euros, entre otras condiciones, no están obligadas por normativa a contratar un servicio de auditoría, sin embargo, reducir los límites obligatorios en las auditorías estatutarias es una medida que, sin duda alguna, ayudaría a las pequeñas y medianas empresas españolas a avanzar en sus procesos de profesionalización.

Fuente: Expansión